La autora de Las Meninas. De Ernesto Caballero

la-autora-de-las-meninas-carmen-machi.jpg

Las tablas echaban de menos el tándem formado por Ernesto Caballero y Carmen Machi, pero esa larga espera de nueve años desde “La tortuga de Darwin” ha llegado a su fin. El prolífico director del Centro Dramático Nacional firma y dirige “La autora de Las Meninas”, una distópica propuesta en la que una monja especializada en la reproducción exacta de grandes obras pictóricas pierde el juicio y termina creyéndose la pintora más importante de la historia. En gira nacional desde su estreno absoluto el pasado 17 de febrero, llega a Madrid esta prometedora propuesta protagonizada por Carmen Machi, en compañía de Mireia Aixalà y Francisco Reyes. En el Teatro Valle-Inclán desde el 15 de diciembre.

EN UN FUTURO no muy lejano, la crisis financiera que sacude a Europa obliga al Estado español a desprenderse de buena parte de su patrimonio artístico. Ante la posibilidad de la venta de “Las meninas”, una afamada monja copista recibe el encargo de realizar una réplica exacta del original velazqueño. A partir de este momento, la religiosa se va a ver atrapada en una encrucijada de diversos intereses que propiciarán una radical transformación en su personalidad, una suerte de posesión demoníaca. “Ángela es una religiosa que, en un principio, no carece de conciencia artística, a pesar de sus habilidades en el arte de la copia. Poco a poco se va despertando en ella una subjetividad creadora que termina convirtiéndola en una performer mediática del establishment cultural. En este proceso juegan un papel determinante la figura de Adrián, vigilante nocturno y tentador de la vanidad de la monja, así como Alicia, la directora del Museo del Prado, que representa los planteamientos de la “nueva política” referidos al ámbito cultural”. Son las palabras de Ernesto Caballero, el autor y director de esta pieza que, inmerso en su puesto de gestión cultural y siendo un confeso amante de la pintura, se vio inspirado para hablar de la situación del artista contemporáneo a través de esta peculiar sátira distópica.

Una fábula sobre la vanidad

Aderezada por una necesaria dosis de humor, como “cuando Ángela sufre un frenesí vanguardista delante de las cámaras de televisión, que es un momento muy llamativo” –confiesa Caballero–, la obra reflexiona sobre la creciente exaltación de la sub-jetividad individual, así como el lugar que ocupa la expresión artística en nuestro tiempo. Para ello, la pieza presenta una hipotética sociedad ‘liberada’ finalmente de toda necesidad artística o humanística. El sinsentido de una actividad ‘improductiva’ es asumido abiertamente por las formaciones políticas de todo signo, coincidentes en el cuestionamiento de una inversión superflua y onerosa desde una nueva concepción del bienestar social.

Un planteamiento que invita al pensamiento individual, al debate y, cómo no, a pasar una hora y media con una sonrisa en la cara, ya que “la obra es muy divertida y, a pesar de que la acción se sitúa en tiempos futuros, no vamos a dejar de reconocer la muy entrañable y disparatada realidad de nuestro aquí y ahora”, concluye el director.

Desde el 15 de Diciembre

TEATRO VALLE-INCLÁN

Pza. de Lavapiés, s/n. Tel. 91 505 88 01.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s