Enseñanza libre & La Gatita blanca. De Gerónimo Giménez

Ense+¦anzaGatita 0367

No le gustan a Enrique Viana aquellos viejos libretos que ponían siempre a las mujeres al servicio de los hombres, pero se confiesa enamorado de la música española, de nuestro género y, claro, del maestro Gerónimo Giménez. Así que ha tomado dos de sus obras, ha reescrito los textos y las ha convertido en este ‘despropósito’ divertidísimo que va a sorprender a todos los niveles. Tanto es así que incluso ha dado la vuelta al Teatro de la Zarzuela intercambiando escenario y platea. Un elenco de lujo, la batuta de Manuel Coves, un equipo de altura y el humor absurdo e inteligente de este genio apellidado Viana nos invitan a pasar la tarde…

UN CATEDRÁTICO NOSTÁLGICO quiere finalizar su tesis montando una zarzuela, “La gatita Blanca”, con muy pocos medios y muchos voluntarios, algo que logran a base de buena voluntad y, sobre todo, de mucho cariño al género. Así es cómo, tras pasar por la mente genial de Enrique Viana, director de este sorprendente montaje, las piezas “Enseñanza libre” y “La gatita Blanca” del maestro Gerónimo Giménez se convierten en este –palabras textuales– “despropósito cómico lírico en un acto”.

“Las dos obras tienen en común muy buena música y un libreto bastante parecido con una temática que no me gustaba. Ese libreto lo he cambiado completamente, pero hemos guardado uno por uno los compases enteros, la música está íntegra porque valía mucho la pena. El maestro Giménez me parece el mejor orquestador del siglo XX español en el teatro lírico”, nos cuenta Viana y añade: “He hecho un despropósito porque está todo cerca del humor del que yo soy devoto, que es el humor surrealista y absurdo, pero humor irónico, en el que hay que pensar. Nada es evidente y todo tiene segunda y tercera intención. Y ahí va engranado mucha puesta al día y también mucha crítica cariñosa de la cultura que adquirimos. Y luego todo esto está mirado con una pizca de nostalgia, un mucho de oficio de todos los artistas y un tremendo cariño para que sea la música, el baile, el canto, lo que era el teatro lírico sobre todas las cosas, lo que aflore”.

El teatro ‘patas arriba’

Y para poner todo esto en marcha Viana y el escenógrafo Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, han puesto todo ‘patas arriba’: se han desmontado las buta-cas del patio y sobre él se levanta el escenario, cuyo suelo es un gran espejo. La orquesta, dirigida por el maestro Manuel Coves, se emplaza donde está la puerta principal de la sala y el escenario habitual se llena de gradas donde se ubica el público. La gran lámpara será una protagonista más…

Y en medio de toda esta locura, “es un espectáculo muy complejo, hay que salvar muchísimos inconvenientes, porque todo se hace a la vista”, los intérpretes Cristina Faus, Roko, Gurutze Beitia, María José Suárez, Ángel Ruiz, Axier Sánchez, José Luis Martínez, Iñaki Maruri y Mitxel Santamarina y el resto del equipo persiguiendo un único objetivo: “que la gente se lleve a casa la sonrisa que les ha hecho olvidarse de todo. La magia del teatro es esa”, finaliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s