Séneca, de Antonio Gala

seneca_cdn_foto-marcosGpunto_3FONDO.jpg

Séneca, moralista, filósofo, dramaturgo, tutor y consejero de Nerón… pero poco conocido como político. Desde muy joven, confiesa, Antonio Gala acarició la idea de escribir sobre él: las grandes contradicciones entre lo que el de Córdoba predicaba y su actitud eran demasiado sugerentes para dejarlas pasar. Y llegó el texto, “Séneca o el beneficio de la duda”, sobre el que el director Emilio Hernández firma una renovada dramaturgia para presentarnos, aquí y ahora, dos mil años después, a un Séneca protagonista y antagonista de su vida.

“EN UNA ÉPOCA cuya decadencia, corrupción general y sensación de agotamiento la hacen tan semejante a la nuestra, hay un hombre de Córdoba –el más romano de todos los estoicos y el más estoico de todos los romanos– que personifica las tentaciones que el poder plantea a la ética y el contagio con que la amoralidad asalta a la virtud”.

El gran Antonio Gala, autor de estas palabras, escribió hace 30 años para el teatro un título que ahora recupera esta producción del Centro Dramático Nacional.

Entre el poder y la ética

“Séneca o el beneficio de la duda” indaga en la corrupción endémica del poder y en unos personajes que se debaten por sobrevivir, con diferentes armas, en esa ciénaga.

Emilio Hernández firma la dirección de un texto que para él es “un combate, una batalla entre el arte y la corrupción, entre el idealismo y el pragmatismo, entre la belleza y la podredumbre, entre el amor y el egoísmo. Es una obra muy generosa y muy visionaria, que se sitúa en un entorno histórico que nos resulta lacerantemente próximo”, y añade: “Desgraciadamente gran parte de la estructura en que nos movemos a nivel político y social nos hace contemporáneos de una época que ocurrió hace dos mil años”.

Y, aunque en este espectáculo está todo el original, en su dramaturgia Hernández ha introducido algunos poemas de Gala cantados por algunos personajes: “Los poemas están presentes como un signo de belleza. Antonio sitúa al personaje de Nerón en su primera época y habla de una tierra que, siendo el arte y la belleza su mayor riqueza, se está convirtiendo en un ejemplo de corrupción y de incultura”.

Aparece también material escrito por el propio Séneca en el que hace referencia a su madre: “Introduzco el personaje de Helvia, tiene un par de escenas y canta unas canciones que se supone el propio Séneca recordaba de su niñez”.

Una pista limpia, una pequeña grada don-de transcurre la historia política, emocional y sensual de Gala y el actor –Antonio Valero, Carmen Linares, Esther Ortega, Eva Rufo, José Luis Sendarrubias, Aka Thiemele, Diego Garrido, Ignasi Vidal y Carolina Yuste– como verdadero protagonista, como vehículo para lograr que el espectador salga “con esa sensación de que la lucha por que una sociedad defienda su cultura es en estos momentos lo que puede superar esa otra podredumbre y corrupción que desgraciadamente surge y destruye la sociedad por un problema de educación fundamentalmente”, finaliza el director.

TEATRO VALLE-INCLÁN

Pza. de Lavapiés, s/n. Tel. 91 505 88 01.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s