La casa de Bernarda Alba. De Federico García Lorca

lacasadebernardaalba.santiagomelendez_DSC0096.jpg

El pasado 19 de agosto se cumplieron 80 años del fusilamiento de Lorca y, mientras su cuerpo sigue sin aparecer, su voz se escucha cada vez más alta y clara. Y más emocionante y más doliente y más esperanzada si cabe. Su voz, sus palabras y su poesía impregnan toda una obra de la que ésta, “La casa de Bernarda Alba”, es su muestra más madura, al menos en teatro. El directorSantiago Meléndez al frente de un reparto de once mujeres enormes nos introduce en un mundo que se resquebraja, un mundo lleno de miradas, silencios y tiempos suspendidos. Del 12 al 30 de octubre en el Teatro Fernán Gómez.

“EN OCHO AÑOS que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle. Haceros cuenta que hemos tapiado con ladrillos puertas y ventanas. Así pasó en casa de mi padre y en casa de mi abuelo”.

Ha muerto su marido y la voz de Bernarda se impone alta y clara. Una familia en descomposición. Apariencias, celos, envidias, rencores, clasismo, oscuridad, calor, asfixia, luchas, deseos. Un pequeño mundo a punto de estallar. Y la mano siempre magistral y conmovedora de Lorca.

“Un ser de luz”

Así define Santiago Meléndez, director de este montaje, a un García Lorca que en esta obra se muestra “duro, tierno, siempre poético y gran conocedor del alma femenina, en este caso un abanico de mujeres ciertamente complejo”, apostilla.

María José Moreno, Rosa Lasierra, Ana García, Inma Oliver, Irene Alquezar, Gema Cruz, Minerva Arbués, Pilar Doce, Yolanda Blanco, María José Pardo y Virginia Tafalla dan vida a este mundo de mujeres amargadas, sumisas, esperando que cualquier rayo de luz las ilumine y pueda sacarlas de un agobio insostenible.

Pocas obras del teatro español definen la tragedia de un modo tan acertado como ésta. “Es una obra de madurez en la que Lorca pone el deseo frente a la muerte y nos enfrenta a un mundo no tan lejano en el tiempo lleno de prejuicios y doble moral, enfrentamientos e hipocresía. Es una maquinaria muy precisa”, nos cuenta Meléndez, un director que ya se ha enfrentado al poeta granadino en cuatro ocasiones –“Así que pasen cinco años”, “Yerma” y “Sonetos del amor oscuro”–.

Por eso y porque la obra está perfectamente construida ha querido centrarse básicamente en la actuación y en un ambiente desnudo de artificios. “El montaje es limpio, centrado en la palabra y en las situa-ciones y relaciones de los personajes. La esceno-grafía sugiere más que muestra y tanto la iluminación como el espacio sonoro realizado en directo se convierten en otros personajes de la obra”.

Del 12 al 30 de Octubre

TEATRO FERNÁN GÓMEZ

Pza. Colón, s/n. Tel. 91 436 25 40.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s