Ballet de San Petersburgo

ballet-san-petersburgo-lago_0024El público madrileño lo reclamaba, y es que el buen sabor de boca que este ballet capitaneado por la gran estrella internacional Andrey Batalov dejó el pasado verano merecía un regreso, que se produce desde hoy hasta el próximo día 8 de agosto. Uno por partida doble, para refrescar toda la belleza de “El lago de los cisnes” y fascinar con el estreno de “Giselle”, dos joyas clásicas que cuentan con el prestigioso sello personal de su coreógrafo y la participación de artistas invitados de primera línea.

PRIVILEGIO, EXCELENCIA, MAGIA. No son pocas las sensaciones que despierta el creador del Ballet de San Petersburgo y leyenda viva de la danza internacional: “Cuando en 1997 le fue otorgado el Gran Prix de Moscow Ballet Internacional Competition, todo el mundo hablaba de Andrey Batalov. Él fue el tercer Gran Prix masculino en toda la historia de este gran concurso, Medalla de Oro de Nagoya (Japón 1996), de París (1996), segundo premio del Concurso Nuriev (Budapest 1996), Primer Premio y Premio Mikhail Baryshnikov en el Concurso Arabesk (Rusia, Perm 1996). Es solista principal del Mariinskiy Ballet de St. Petersburgo y tendremos la posibilidad única de verle bailar el 8 de julio”, comenta Tatiana Solovieva, responsable de la producción.

Todo un lujo para los amantes de la danza, que también podrán disfrutar de grandes nombres propios en la escena del Compac Gran Vía, como son María Poliudova, Vladimir Statniy, Radamaría Duminica-Nazarenco, Nadezhda Schepachiova y Konstantín Kuznetsov.

“El lago de los cisnes” y “Giselle”

Arropado por las coreografías y dirección artística de Andrey Batalov, la dirección de Andrey Sharaev y la presencia del reconocido diseñador Evgeniy Gurenko en la firma de escenografía y vestuario, el Ballet de San Petersburgo comienza su programa doble con“El lago de los cisnes”, la joya de la corona del ballet ruso que podremos ver del 7 al 19 de julio y del 28 de julio al 8 de agosto. “He visto muchísimas versiones de esta pieza y no todas llegan a la altura de su grandeza. Esta es muy dinámica, tiene el cuerpo de baile completo, bien sincronizado. A parte de los solistas principales, destaca el papel de Bufón, que interpreta Konstantin Tcaci. Cisne Blanco y Cisne Negro son dos polos opuestos: uno es dulzura, fragilidad, cariño que enamora. El otro, poder y provocación”, apunta Tatiana, quien nos adelanta unas pinceladas más del gran estreno que nos espera del 21 al 26 de julio,“Giselle”: “Es uno de los grandes clásicos de ballet desde hace más de 170 años. Creo que ha sobrevivido tanto tiempo en cartel porque encontramos la belleza de las líneas del cuerpo de baile y mucho dramatismo. La escala de la interpretación de la protagonista va desde la ingenuidad, el enamoramiento y la locura, hasta un personaje etéreo. Con toda su sencillez aparente, es un espectáculo difícil de interpretar porque exige que los artistas dominen la técnica clásica a la perfección, sean buenos actores y transmitan el estilo de la época”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s