La Gran Duquesa de Gerolstein. De Jacques Offenbach

La Grande Duchesse 21Zares, emperadores, reyes, príncipes, marajás y sultanes se dieron cita en el París de la Exposición Universal de 1867 y, por ende, en el Théâtre des Variétés donde Jacques Offenbach y su musa Hortense Schneider estrenaron con éxito esta farsa antimilitarista. Ahora, al programar esta opereta, el Teatro de la Zarzuela recupera un género que durante los siglos XIX y XX se mostró con mucha frecuencia sobre sus tablas. En esta ocasión, la conocida pieza sube a escena traducida al español, como entonces, con dirección musical a cargo de Cristóbal Soler y con una emblemática producción de Pier Luigi Pizzi. Será del 13 al 28 de marzo. Por VANESSA RAMIRO  Fotos MICHELE CROSERA – Fotos realizadas en el Teatro de la Fenice.

“PERO HE OBSERVADO que / desde hace algún tiempo, / está inquieta y preocupada. / Me dije: / “He aquí una mujer que se aburre, / hace falta que le encuentre / una distracción”. / Entonces, hice declarar la guerra / ¡y listo!”.

Habla el Barón Puck, preceptor de la Gran Duquesa. Y en sus palabras se adivina el carácter de la protagonista: una extravagante y tiránica aristócrata que hace la guerra porque se aburre y que mueve a su antojo a todos los que tiene alrededor.

Recuperando la opereta

Después de haberla montado en el Festival della Valle d’Itria con Lucia Valentini Terrani y más tarde en Venecia con Elena Zilio, Paolo Pinamonti, director del Teatro de la Zarzuela, le pidió al maestro Pier Luigi Pizzi que volviese a ella. “Me encanta Offenbach y ‘La Gran Duquesa de Gerolstein’ es una obra maestra. Montarla fue una experiencia magnífica y repensarla ahora en una versión original en castellano me parece una idea brillante”, afirma el director milanés.

La Zarzuela recupera así un género, la opereta, que durante los siglos XIX y XX se mostró con mucha frecuencia sobre sus tablas. Eso sí, convenientemente ‘arreglado’, es decir, traducido y adaptado al español.

Escrita por Henri Meilhac y Ludovic Halévy y traducida por Enrique Mejías García, se estrenó en Madrid en 1868. “Es una parodia musical al estamento militar y a la alta aristocracia”, nos cuenta el maestro Cristóbal Soler, director musical de esta obra atemporal que sirve para corroborar cómo el género aparentemente más despreocupado del momento se convirtió a veces en mecanismo de denuncia y crítica.

Eso sí, ese libreto que quizás entonces no era tan inocente –tres años después de su estreno estalla la guerra franco-prusiana y la pieza se prohibió–, ahora es puro divertimento. “Esta opereta fue escrita por Offenbach en clave y muchos de sus personajes eran reconocibles en la época. Hoy solo queda la pura diversión del libreto. No existen mensajes particulares ni actualidad”, nos cuenta Pizzi, que ha creado una puesta en escena muy sencilla, pero capaz de llegar, con los recursos más simples, a la escena misma del teatro lírico francés.

En cuanto a la música, nos cuenta Soler, “ofrece todo tipo de contrastes, es un gran abanico de diferentes emociones y siempre con el sentido paródico, además escucharemos todo tipo de bailes propios de la opereta europea como galop, can can, polka, vals…”.

Una oportunidad única para disfrutar de lo lindo con una obra muy divertida. Tanto que el maestro Soler promete que el público saldrá “más feliz, entusiasmado y con un ‘subidón’ de adrenalina. Van a olvidar sus problemas cotidianos y se van a divertir mucho a la vez que van a disfrutar de muy buena música. Con ello van a recibir unos ‘kilos’ de felicidad. Verdaderamente merece la pena ir a ver este espectáculo al Teatro de la Zarzuela”.

¿Sabías que…?

Cuando Offenbach empezó a componer este título era ya considerado el príncipe parisino de la ópera bufa con más de setenta obras a su espalda. Aún así y con la vista puesta en la Exposición Universal de París no dejó escapar la ocasión de un nuevo título. Más cuando ya tenía la musa: la famosísima estrella de la opereta francesa Hortense Schneider. El papel de la hermosa, culta y caprichosa duquesa fue hecho a su medida. Tal fue el triunfo que, cuentan, príncipes y reyes de toda Europa acudían a verla y después visitarla en su camerino –al parecer el Príncipe de Gales cayó tan rendido que tenía multitud de fotos de ella en sus dependencias privadas–. Cuentan también que las puertas de la Exposición Universal se abrieron para Hortense: aduciendo que ella era la Gran Duquesa de Gerolstein pudo incluso visitarla en carroza, privilegio reservado a la nobleza y jefes de Estado.

Del 13 al 28 de Marzo

TEATRO DE LA ZARZUELA

Jovellanos, 4. Tel. 91 524 54 00.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s