“Olivia y Eugenio”. De Herbert Morote

oliviayeugenio_43Una espectacular Concha Velasco convertida en Olivia rememora su pasado y ajusta cuentas con el mundo y con Dios. Junto a ella las miradas auténticas de Hugo Aritmendiz y Rodrigo Raimondi se turnan en el papel de Eugenio para recordarnos todo eso que da sentido a la vida y que a cada rato olvidamos. “¡Envidiable Eugenio! ¡Afortunada Olivia que convives con él!”, dice el director José Carlos Plaza. Y quien conoce la obra, asiente con él. Desde el 6 de noviembre en el Bellas Artes. Por VANESSA RAMIRO.  Fotos JAVIER NAVAL.

– TÚ SIEMPRE ME DICES ‘haz un esfuerzo’

cuando no puedo hacer las cosas.

Me dices ‘haz un esfuerzo, Eugenio,

haz un esfuerzo’.

Y Olivia se rompe para volver a nacer. Como el ave Fénix. Y se pasa del nudo en la garganta a la sonrisa. Y a bailar si hace falta. Porque hace falta…

Un cuento de vida

Dice José Carlos Plaza que hay obras que desde las primeras palabras te encogen el corazón y ya no te sueltan. Ésta es una de ellas. La historia de una mujer, madre de un chico con Síndrome de Down, que con un diagnóstico de cáncer en la mano toma una decisión muy dura… Tanto, que antes de llevarla a cabo ha de ajustar cuentas con su pasado, con el mundo, con los que presumen de ser normales y hasta con Dios.

Concha Velasco, “uno de los grandes talentos de este país” dice Plaza, da voz, cuerpo y alma a Olivia. “Es una fábula moral, un cuento muy real que habla de cómo la fuerza y la pureza de un niño lleno de amor hacia la vida convence a la madre para seguir viviendo”, cuenta el director y añade: “la dureza del monólogo de Olivia está contrarrestada con el bálsamo que es tener a su lado una fuente de vida que es Eugenio”.

Y Eugenio esta vez tiene dos rostros: Hugo Aritmendiz y Rodrigo Raimondi, dos jóvenes con Síndrome de Down nuevos en la profesión pero capaces de llenar el escenario como pocas estrellas. “Trabajar con ellos ha sido el mayor regalo que me ha dado la vida en el teatro, ha sido volver a ser joven y me ha hecho mejor persona”, nos ha desvelado José Carlos Plaza. Hugo, que además de actor quiere ser modelo y bailar en un musical, nos ha desvelado que lo que más le gusta de esta obra es “que la gente se emocione”. Y sí, alguna lágrima resbala por las mejillas, pero también se dibuja una sonrisa y la gente sale, dice el director, “llena de paz y de alegría”. Si no son motivos suficientes para ir a vivir al teatro, Hugo tiene otro: “Porque la gente se ríe, piensa y piensa diferente”.

Desde el 6 de Noviembre

TEATRO BELLAS ARTES

M. de Casa Riera, 2. Tel. 91 360 54 00.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s