Hécuba. De Eurípides.

HecubaConcha Velasco pisaba el año pasado por primera vez en más de medio siglo de carrera la arena del Teatro de Mérida, aunque su papel en “Hélade” no le permitía hacer todo lo que le hubiese gustado. Pero este año podrá desquitarse. Este año es la protagonista. Hécuba no vacilará, erigiéndose a un tiempo en acusador, juez y verdugo. Concha Velasco se deja llevar de la mano de José Carlos Plaza por esta historia de venganza en la que se rodea de un reparto de lujo. Del 1 al 11 de agosto.

Por Vanesa Ramiro

 

LA TRAGEDIA DE LA VENGANZA SE CIERNE SOBRE LAS PIEDRAS MILENARIAS DE MÉRIDA

 

HÉCUBA CAMINA ENTRE cadáveres… Pero ya está aquí la noche que Concha Velasco haga resonar, sobre las milenarias piedras de Mérida, su voz vengadora.

La voz vengadora de la segunda esposa de Príamo, rey de Troya, y uno de los personajes de “La Ilíada”; madre de hombres llamados a ser reyes, arrastrada como esclava después de la dolorosa guerra.

La voz vengadora de una anciana que, cuando parecía más débil, se revuelve con furia animal, pero también cargada de razones y devuelve el golpe.

 

DESPOJOS DE UNA VIDA

 

“La obra habla de los despojos de la guerra, de lo que queda después y de la injusticia”, nos cuenta el director José Carlos Plaza, y añade “Cómo la injusticia provoca injusti-cia; cómo la vio-lencia provoca violencia y cómo un ser está sometido a tal dolor que ya no puede pensar con la razón, sino con la pasión”.

A través de la magistral versión de Juan Mayorga, Concha Velasco, José Pedro Carrión, Juan Gea, Pilar Bayona, Alberto Iglesias, Luis Rallo, Alberto Berzal, Denise Perdikidis, Marta de la Aldea, Zaira Montes y María Isasi dan vida a esos seres que llevan impreso en sus cuerpos el sello de la adversidad, de la infelicidad y del desamparo.

 

LO QUE QUEDA DESPUÉS

 

Una vez asumida la derrota, las pérdidas irreparables, a Hécuba sólo le queda esperar. Tanto es así que, cuenta la leyenda, los dioses se estremecieron con su sufrimiento y la convirtieron en una perra que aulló su dolor durante la eternidad. Y eso es Hécuba: un llanto interminable, perpetuo e inmortal.

Y un aviso… “Que los poderes tengan mucho cuidado de conducir a la gente a situaciones extremas porque si tú llevas al ser humano a un límite de desesperación, ese ser humano tiene derecho a comportarse en la desesperación”, finaliza José Carlos Plaza.

 

CONCHA VELASCO, “UNA HÉCUBA TOTAL”

 

Aunque junto a su entonces marido, Paco Marsó, ha producido grandes montajes en Mérida –”Golfus de Roma” y “Lisístrata”–, no actuó en el Teatro Romano hasta el año pasado. En “Hélade” interpretaba pequeños trozos de “Las Troyanas”, incluido el monólogo de Hécuba. Entonces lamentaba no haber podido hacer entera la obra de la que ahora es protagonista. Con su anhelado Goya bajo el brazo, la actriz dice que “Hécuba es el dolor. No le queda nada, sólo sufrir y vengarse”. Y una gira por delante que comenzará en Avilés…

 

Del 1 al 11 de Agosto

FESTIVAL DE MÉRIDA

http://www.festivaldemerida.es

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s