Nuestra clase. De Tadeusz Slobodzianek

CARME PORTACELLI SE ENFRENTA A PARTIR DEL 19 DE ABRIL EN EL TEATRO FERNÁN GÓMEZ A UN EPISODIO SANGRANTE DE LA HISTORIA POLACA RECIENTE QUE YA PUDO VERSE EN EL FESTIVAL GREC. DIEZ ACTORES DAN VOZ A UNOS ESPÍRITUS A LOS QUE YA NO SE LES PUEDE PROPORCIONAR PAZ. EL DOLOR, MUERTOS AÚN, CONTINÚA DENTRO DE ELLOS. QUIZÁS PARA ELLOS YA NO HAYA ESPERANZA… ¿Y PARA NOSOTROS? Por V. R.

 

DIEZ COMPAÑEROS DE CLASE, cinco católicos y cinco judíos –Jordi Brunet, Ferran Carvajal, Roger Casamajor, Lluïsa Castell, Isak Férriz, Gabriela Flores, Carlota Olcina, Albert Pérez, Jordi Rico y Xavier Ripoll–, se convierten en terribles enemigos cuando empieza a calar el discurso del nacionalismo polaco.

 

FANTASMAS DEL PASADO

 

A partir de aquí todos se transforman en víctimas y verdugos. Por eso Tadeusz Slobodzianek y la directora Carme Portaceli les dan voz a lo largo de catorce escenas-lecciones en las que asumirán el papel de supervivientes torturados o de fantasmas siempre presentes en la mente de los asesinos. “Estos diez compañeros de clase vienen ya muertos a explicarnos las cosas que vivieron y a recibir una explicación de lo que pasó”, nos cuenta Portaceli.

 

Es ésta una historia escandalosa contada con un altísimo grado de poesía que nos invita a conocer “de dónde venimos, quiénes somos, cómo es en realidad el género humano y el daño que hacen el odio y el resentimiento”. Todo ello con un lenguaje coloquial, ingenuo, brutal a veces, mezclado con rimas populares y canciones infantiles que crean una extraña sensación de enajenación.

 

Dice la directora que cuando leyó el texto se quedó clavada, pero ¿y el público? “Sale conmovido completamente, pero no de una forma triste o negativa, sino con la emoción y la compasión totalmente removidas”, finaliza.

 

LA INTRAHISTORIA…

 

Jedwabne, Polonia. 1941. Cerca de 1.600 judíos fueron conducidos hasta un granero y quemados vivos. La versión oficial responsabilizó durante años a los ocupantes nazis, pero dos estudios de 2001 –”Neighbours” del historiador Jan Gross y “We fron Jedwabne” de la periodista Anna Bikont– han demostrado que los autores de la masacre fueron los mismos compañeros y vecinos de las víctimas. A partir de ambos textos, Slobodzianek construyó este “Our Class”, uno de los grandes éxitos de la temporada teatral londinense en 2010 y que también ha podido verse en Varsovia.

 

En julio de 2001, el presidente polaco Aleksander Kwansiewski, pidió perdón públicamente a las víctimas y sus familiares en nombre del pueblo polaco.

 

LA CRÍTICA HA DICHO…

“Portaceli ha logrado su espectáculo más sobrio y poderoso de los últimos años (…) Los actores llevan a cabo una labor extenuante con tanta convicción como fuerza”. El País.

“Los espectadores quedamos clavados durante el implacable círculo vital que dibuja el conmovedor montaje (…) que te encoge el corazón y te remueve las entrañas. Y que hace pensar en realidades tangibles de aquí y de ahora mismo”. Avui.

 

Desde el 19 de Abril

TEATRO FERNÁN GÓMEZ

Pza. Colón, s/n.  Tel. 91 436 25 40.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s