El Montaplatos. De Harold Pinter

“AL REALISMO DE ESTA OBRA LE VA MUY BIEN LA FRASE DE IONESCO: ‘LA VIDA DEL HOMBRE ES ABSURDA, SU TRAGEDIA RIDÍCULA’”, ANDRÉS LIMA DIXIT. LIMA, ALBERTO SAN JUAN Y GUILLERMO TOLEDO, EL ESQUELETO DE ANIMALARIO, UNA DE LAS COMPAÑÍAS MÍTICAS DEL TEATRO ESPAÑOL DE LOS ÚLTIMOS AÑOS, REGRESA A LAS TABLAS CON UN TEXTO DE HAROLD PINTER. SAN JUAN, QUE REPITE CON EL NOBEL TRAS PROTAGONIZAR “TRAICIÓN”, FIRMA LA TRADUCCIÓN Y LA ADAPTACIÓN QUE PODRÁ VERSE EN LAS NAVES DEL ESPAÑOL DESDE EL 19 DE ENERO. Por V. R.

 

BEN Y GUS son dos asesinos a sueldo encerrados en la habitación de un sótano a la espera de las órdenes de la organización para la que trabajan. De repente comienzan a recibir absurdos encargos de comidas a través de un montacargas. 

 

UNA TRAMA CASI POLICIACA

 

“Animalario podría pertenecer al teatro y la manera de entender el mundo de Pinter”, dice Guillermo Toledo. Y es que la compañía apuesta en su nuevo espectáculo por un texto del Nobel en el que lo cotidiano se vuelve siniestro. En este texto dirigido por Andrés Lima los protagonistas, interpretados por Alberto San Juan y Guillermo Toledo, deben realizar alguna oscura misión que no deben cuestionar… Por eso, San Juan, que también firma la traducción y la adaptación, nos cuenta que la obra “retrata con mucho sentido del humor uno de los aspectos que carateriza nuestra convivencia social: la obediencia y la sumisión”, a lo que Toledo añade: “la comedia es un instrumento muy poderoso e incisivo a la hora de contar un drama personal y llegar con mucha más contundencia a la conciencia del espectador”.

 

Dos hombres encerrados a los que une un mismo sentimiento, como dice Alberto San Juan, “ambos sienten que sobre ellos existe una amenaza poco clara, pero muy peligrosa y tratan de sobrevivir sin saber si el otro es la salvación o la condena”.

 

Una comedia amenazadora en la que el director ha pretendido que el público se vea en el mismo dilema que los personajes: “obedecer a esa especie de ser que manda mensajes absurdos o rebelarme, matar a mi hermano o ayudarle a desertar”. Para Lima “la simple anécdota de la función lleva a toda una metáfora casi metafísica del ser humano y su espera”.

 

PINTER Y LAS HABITACIONES

 

“La habitación en la que están encerrados Gus y Ben representa el mundo hostil y ultraviolento que hemos ido construyendo a lo largo de los siglos”, afirma Guillermo Toledo. Y es que Pinter, cual voyeur desapasionado, observa lo que le ocurre a la gente y lo hace utilizando como imagen central una habitación que pronto se convierte casi en una metáfora de la matriz, un lugar donde sentirse a salvo. De hecho, algunos de sus grandes dramas –“The Room”, “The birthday party”, “The caretaker” o este “The dumb waiter”– nacieron de este modo: observando qué sucedería con dos personas en una habitación. Algo así como un gran hermano minimalista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s