Macbeth. De William Shakespeare

PREMIO NACIONAL DE TEATRO, HELENA PIMENTA SE INCORPORA A LA DIRECCIÓN DE LA CNTC A LA VEZ QUE SE DESPIDE, PROVISIONALMENTE, DE UR TEATRO, LA COMPAÑÍA QUE FUNDÓ EN 1987. Y LO HACE A LO GRANDE: PRESENTANDO EN MADRID, DESPUÉS DE SU ESTRENO EN SEVILLA Y DE COSECHAR GRAN ÉXITO EN DIVERSOS FESTIVALES CLÁSICOS COMO ALMAGRO U OLITE, EL QUE ES YA SU NOVENO SHAKESPEARE. UN MACBETH MODERNO Y AUDAZ EN EL QUE DESTACAN, ENTRE OTROS, JOSÉ TOMÉ Y PEPA PEDROCHE.  Por V. R.

Orson Welles, Akira Kurosawa o Roman Polanski en cine, Ionesco en literatura y Verdi o Strauss en música. Muchos son los grandes nombres que se han acercado, de una manera u otra, a esta tragedia. ¿Qué sigue teniendo Shakespeare? “La capacidad de hablar al hombre más allá de una época, la capacidad de conectar con el alma humana y de transmitir un pensamiento ordenado que nos permite reflejarnos como en un espejo”, dice José Tomé, alter ego de Macbeth.

Pero, ¿cómo se consigue acercar a un personaje tan emblemático al público del siglo XXI? Helena Pimenta, directora de esta nueva mirada, lo tiene claro: “ha de hacerse desde el trabajo riguroso, desde la sinceridad con uno mismo y desde una visión humana” y añade “es una lectura propia que se ha dejado llevar por lo que  la propia tragedia emana. No trabajamos con recetas, pero el sello de UR Teatro está presente y una de sus características es arriesgar en cuanto al fondo y a la forma”.

¿REALIDAD O FICCIÓN?

Como en la obra, los límites entre lo real y lo ficticio son casi inexistentes. Para ello se han integrado el lenguaje teatral con el vídeo y las proyecciones de tal modo que “actores reales y filmaciones se mezclan en la acción, interactuamos con las imágenes”, nos cuenta José Tomé, que ha diseñado la espectacular escenografía, recreando el tormento del pensamiento de su propio personaje. Además, la siempre poderosa palabra shakespeariana se alía ahora con composiciones de la ópera de Verdi del mismo título, interpretadas por el Coro de Voces Graves de Madrid.

La ambición sin límites morales y la destrucción de la dignidad y de la ilusión humanas que conlleva. Como dice Pimenta, parece que Shakespeare nos habla del hoy, pero ella se decanta por “mirar de frente al mal que, al fin al cabo no es un un diablo pintado ni un fantasma. El conocimiento es libertad y, aunque suene paradójico, veo un mensaje optimista en esta gran tragedia”, finaliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s