Las Más Fuertes. De Eusebio Lázaro

“EL ENSAYO” Y “EL PREMIO” SON LOS TEXTOS ESCRITOS Y DIRIGIDOS POR EUSEBIO LÁZARO QUE CONFORMAN ESTE DÍPTICO CON EL QUE EL TAMBIÉN ACTOR RECONOCE EL TRABAJO, NO SIEMPRE FÁCIL, DE LAS MUJERES EN EL MUNDO DE LA INTERPRETACIÓN. Y PARA DARLES VIDA NADA MEJOR QUE DOS GRANDES DE NUESTRA ESCENA: ANA MARZOA Y YOLANDA ULLOA. DEL 13 AL 29 DE MAYO EN EL TEATRO FERNÁN-GÓMEZ. Por Vanessa Ramiro.
“La lucha por la vida y por la creación artística suele ser dura para casi todos, pero para la mujer ha supuesto una dificultad mayor y, sobre todo, una situación de subordinación o de dependencia cuya superación no se ha conseguido sin esfuerzo”, dice Eusebio Lázaro.
Por eso y más a modo de reconocimiento que de homenaje, el dramaturgo, director y actor pone en escena este díptico al que prestan su rostro, además de él mismo, las actrices Ana Marzoa, Yolanda Ulloa y Nazareth Vázquez.
“El empeño, tantas veces heroico, de las mujeres de nuestra época por conseguir una realización plena sigue tropezando con las viejas superestructuras sociales e ideológicas”, puntualiza.
“EL ENSAYO”
La primera pieza muestra las vicisitudes que sufre una intérprete –Yolanda Ulloa– durante los ensayos de una obra de Strindberg dirigida por su pareja.
“Son dos personajes que viven una situación extrema. Las pasiones que les han unido tanto en el amor como en el teatro, se vuelven en su contra en el momento de la ruptura, de la crisis que viven…”, nos cuenta el director. Ella “se empeña en salir de la dominación artística y personal que él impone. Es rigurosa en su trabajo y dulce, pero habrá de encontrar firmeza para salir adelante”, continúa.
Las mentiras, los celos, la creatividad y la pasión se entremezclan en esta pieza que funciona como un juego de espejos.
“EL PREMIO”
Una veterana actriz protagoniza esta segunda parte, una actriz que ha recibido el galardón de un festival de cine por toda su trayectoria. Ana Marzoa “encarna a una mujer más escéptica a la que, un poco a deshora, le conceden este premio. Esto la lleva a evocar momentos de su vida, de su lucha en un mundo desfavorable. Mantiene no obstante la pureza, la llama viva de su arte”, afirma Lázaro.
Su discurso, regado con gin tonic, no brilla por su corrección política y desvela la amargura de una mujer sola en una sociedad hostil.
En definitiva, “dos obras unidas en un eco común, el que nos llega de la lucha de dos mujeres, en este caso actrices, por encontrar una voz propia en ambientes desfavorables. No es una obra de reivindicaciones simplistas, sino un reflejo vibrante de dos instantes de vida”, concluye Lázaro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s