Fugadas. De Pierre Palmade y Christophe Duthuron

TAMZIN TOWNSEND REGRESA A LOS ESCENARIOS MADRILEÑOS CON ESTA ÁGIL COMEDIA DE PIERRE PALMADE Y CHRISTOPHE DUTHURON QUE YA HA RECORRIDO CON ÉXITO GRAN PARTE DE ESPAÑA. MARÍA GALIANA Y BERTA OJEA PROTAGONIZAN ESTA OBRA SOBRE LA AMISTAD, LA ESPERANZA Y LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD. Por M. G.

“Dos mujeres se conocen en el arcén de una carretera nacional a las tres de la madrugada mientras hacen autoestop. Son dos mujeres que huyen, que quieren escaparse de una forma de vida que ya no soportan, una última oportunidad para cambiar su destino y buscar la aventura. No son dos mujeres veinteañeras buscando emociones fuertes. Son dos mujeres, sí, pero una es una anciana recién escapada de un geriátrico y la otra es un ama de casa aburrida y hastiada que escapa de su vida de madre y esposa”. Así narra Tamzin Townsend, directora de “Fugadas”, el inicio argumental de esta comedia de Pierre Palmade y Christophe Duthuron que fue la ganadora del premio del público Raimu en el año 2007.

DOS MUJERES EN RUTA

Carmen, interpretada por María Galiana, “es una señora muy mayor que ha vivido mucho. Es  muy intensa, lo ha pasado muy bien y no ha pensado mucho en los demás (ni siquiera en su hijo). Es muy cínica y está de vuelta de todo. Cuando la llevan a un geriátrico no se lo piensa mucho antes de escaparse”, dice la atriz.

Marga, en cambio, “ha dedicado su vida al cuidado de los otros y nadie la ha tenido en cuenta. Hasta el punto de que, cuando huye, ni su familia se percata de su desaparición. Se fuga porque está harta y lo hace con mucha alegría pero a la vez con mucho miedo. Es una mujer que quiere abandonar su pasado para buscar una nueva vida. Tiene la mala pata de encontrar a una señora muy espabilada haciendo autoestop que quiere quitarle el coche que pasa. Este es el inicio de una relación conflictiva pero muy divertida en la que una acaba aprendiendo de la otra”, explica Berta Ojea.

En su largo viaje cruzando el país, nuestras dos particulares heroínas se encuentran en situaciones al límite, absurdas y surrealistas. Las vemos ordeñando vacas en una granja, de ‘okupas’ en una casa en la que son sorprendidas por sus dueños, haciendo un alegre picnic en un cementerio o pasando una noche en un cuartelillo de la policía. “A través de sus aventuras, este peculiar dúo aprende la esencia de la amistad. De sus avatares, de sus discusiones, de sus desgracias y de sus momentos felices, nace una relación que durará y cambiará para siempre su vida”, concluye Townsend.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s