Un tranvía llamado Deseo. De Tennessee Williams.

LA OBRA MAESTRA DE TENNESSEE WILLIAMS LLEGA AL TEATRO ESPAÑOL DESDE EL 4 DE FEBRERO DE LA MANO DE MARIO GAS, QUE DIRIGE A UN REPARTO ENCABEZADO POR VICKY PEÑA, ROBERTO ÁLAMO, ARIADNA GIL Y ÁLEX CASANOVAS. UN MONTAJE LLENO DE AVENTURAS, DE GRANDES PASIONES, DE LUCHAS TITÁNICAS Y DE DESEOS INSATISFECHOS. Por Miriam Gómez.

“Mientras haya en el mundo actores, las obras de Tennessee Williams seguirán vivas. (…) No importará el poder autocrático del gusto, siempre voluble. Su textura, sus personajes, su personalidad dramática son inimitables y tan permanentes en el panorama teatral de este siglo como las estrellas del cielo”.
Con estas palabras definía Arthur Miller el teatro de su compatriota Tennesse Williams, el que fue junto a él uno de los grandes representantes del teatro realista norteamericano. Un teatro que, sin dejar de renunciar al lirismo, le habla al espectador de conflictos muy cercanos como la marginación al diferente, la necesidad de ser amado o la lucha por la supervivencia.

POSICIONES ANTAGÓNICAS
Todas estas cuestiones las encontramos en “Un tranvía llamado deseo”, la obra por la que Williams recibiera el primero de los  dos Premios Pulitzer de su carrera (el segundo sería por “La gata…”). Estrenada en Broadway en diciembre de 1947, fue llevada al cine por Elia Kazan y protagonizada por Vivien Leigh y Marlon Brando.
Dirigida ahora por Mario Gas, es la tercera obra de este autor que el director del Español lleva a escena. “Es una historia muy potente donde se produce un enfren-tamiento entre la sociedad decadente que fabula y que representa lo cerrado y ese mundo emergente de los emigrantes que contribuyeron a construir un nuevo país y que tenían los pies muy en la tierra”, afirma.
Blanche (Vicky Peña) se presenta en el hogar de su hermana Stella (Ariadna Gil), desatando un tumultuoso triángulo de complejas relaciones personales. Stella, que como Blanche procede de un entorno distinguido en declive, vive con su marido Stanley, un rudo obrero de origen polaco, en un barrio de inmigrantes, al que se llega en la ruta del tranvía Deseo. “El objetivo de Stanley, junto con otros emigrantes y nativos estadounidenses, era reconstruir el país tras la Segunda Guerra Mundial. Pero su actitud ante la vida chocó con la de la burguesía decadente de esos años, representada en Blanche”, explica sobre su personaje Roberto Álamo.

LA LOCURA COTIDIANA
La relación entre estos dos personajes es especialmente compleja y constituye una de las tramas fundamentales de la obra. “En un principio, Stanley y Blanche sienten cierta atracción mutua debido a la diferencia de clases. Pero, a medida que transcurre la función, Stanley se aleja de Blanche debido al intento constante de invadir su vida. Los dos van en busca del deseo pero Blanche enfoca mal su búsqueda. El deseo hay que buscarlo en la tierra y en los otros y Blanche lo busca en los cielos”, continúa el actor.
La sombra de la locura parece acechar a lo largo de toda la ficción, más allá del conocido desenlace final que sufrirá Blanche. “De alguna manera Tennessee es hijo de Chéjov. Eleva a la categoría general circunstancias muy personales como el sis-tema de los sanatorios y de las penitenciarías americanas de la época”, explica Gas. Su presencia no tiene siempre que ver con el típico cliché que tenemos del loco. Como señala Álamo, “también es un estado y un ambiente. Es locura el causar dolor de manera consciente. Y en esta función todos se hacen daño los unos a los otros”.
Porque el alcance de los textos de Williams es, como reflexiona Arthur Miller, “Tal vez el más generalizado en la literatura norteamericana. (…) Es la aventura romántica de los desarraigados –perdidos y, no obstante, sagrados–, que están ahí para recordarnos nuestros instintos pisoteados, nuestras ternuras abandonadas, la santidad del espíritu humano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s