Exceptions to gravity. Con Avner

 

MIMO, BAILARÍN, MAGO, ACRÓBATA, MALABARISTA, CUENTACUENTOS SIN PALABRAS, ACTOR, HUMORISTA CLÁSICO DE LA ESCUELA DE UNO DE LOS MÁS GRANDES RENOVADORES DE LA ESCENA TEATRAL FRANCESA, JACQUES LECOQ… PERO LA PALABRA QUE REALMENTE LE HACE JUSTICIA ES LA DE PAYASO. CON SUS PARTICULARES EXCEPCIONES A LA TEORÍA DE LA GRAVEDAD Y  MÁS DE UNA SORPRESA, LLEGA A LOS ESCENARIOS MADRILEÑOS AVNER THE ECCENTRIC. Por V. Pulido.
 
Lejos estaba Newton de imaginar mientras pensaba sobre la naturaleza sentado bajo un manzano que cuatrocientos años después de publicar su teoría de la gravitación universal vendría alguien a contradecirle. Pero menos aún que ese alguien ¡sería un payaso!
AVNER…
Eso sí, no se trata de un payaso cualquiera, sino de Avner Eisenberg, The Eccentric, un americano que, aunque diga de sí mismo “soy viejo, calvo, gris y camino de forma graciosa”, está considerado como uno de los mejores clowns de todos los tiempos. Y eso aunque él lo niegue con un rotundo “Don’t be silly”.
No en vano, su maestro fue el gran Jacques Lecoq, con quien estudió mimo en París y del que aprendió “a estar abierto a todas las posibilidades y a ser crítico”. De otro grande, de Marcel Marceau, al que recuerda en este espectáculo cuando, sentado, contempla al público mientras el tiempo pasa, aprendió “a crear la ilusión de una forma elegante y económica”.
Avner sabe bien cuál es el mayor obstáculo de esta profesión: “ganarse la vida en una cultura donde el payaso es considerado sólo como algo para entretener a los niños en las fiestas de cumpleaños”. Un obstáculo y un consejo: “echar una siesta siempre antes de un espectáculo. ¡Ah! Y mantener la cartera en el escenario contigo”.
…Y LA GRAVEDAD
“El limpiador del escenario sale antes del espectáculo para echar un último vistazo y dar un barrido rápido y descubre los problemas que han de ser resueltos”. Así describe Avner su “Exceptions to gravity”, pero, en realidad, no es más que la disculpa que el artista ha elegido para dar rienda suelta a sus polifacéticas artes. 
Y eso que de pequeño quería ser doctor. Al fin y al cabo, para mucha gente los payasos son médicos del alma. Puede ser una herramienta terapéutica como intérprete y como público”, afirma.
Equilibrio con vasos de plástico, papel higiénico, motas de polvo, escaleras…, improvisación, malabares con bates de beisbol, un sombrero prodigioso o una merienda a base de servilletas de papel, que antes convierte en pajaritas, aviones o barquitos, con sorpresa final (el número favorito de este ‘excéntrico’ artista). 
Por lo tanto, sólo nos resta añadir aquello de: ¡Pasen y vean a uno de los más grandes clowns de todos los tiempos.

Desde el 16 de Diciembre

Teatro Alfil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s