El juglar del Cid. De Pedro Manuel Víllora

El Juglar del Cid WEB“LA HISTORIA DE ESPAÑA ES COMO LA MORCILLA, ESTÁ LLENA DE SANGRE Y SE REPITE”, DICE CIDE HAMETE BENENGELI. PARA DEMOSTRARLO JUANMA CIFUENTES E ISRAEL RUIZ VIAJAN A LA EDAD MEDIA Y, SIGUIENDO LA ESTRUCTURA DEL “CANTAR DEL MÍO CID” APROVECHAN PARA REFLEXIONAR SOBRE NUESTRA HISTORIA Y, DE PASO, DEMOSTRAR QUE, PASADOS LOS SIGLOS, POCO HA CAMBIADO. Por V. Pulido

 

Cide Hamete Benengeli: Me imagino que queréis que cuente una historia, ¿no? He pasado una y mil vidas inventando historias para entreteneros… 
Así comienza el juglar… Así comienza esta historia…  “El juglar es un transmisor de arte y pensamiento, crea y difunde modas, recupera textos, intercambia poemas y canciones. Es un precedente del actor tal como hoy lo entendemos”, opina el autor de este divertido texto, Pedro M. Víllora.
Porque esta obra es, sobre todo, eso, un tributo al actor. “Es un homenaje al cómico a través de los siglos, al cómico poeta, al juglar de la legua”, nos cuenta Juanma Cifuentes. Él es el juglar Cide Hamete Benengeli, el protagonista, pero también el director de este montaje en el que Israel Ruiz interpreta a Rodrigo Díaz de Vivar y al juglar joven.
EL CID Y ÁNGEL CRISTO
Y ahora imaginemos a un actor, a un juglar que no sólo conoció a un tal Rodrigo Díaz de Vivar sino que decidió contar sus aventuras y desventuras e inventarse, de paso, algo por el camino. Pero, ¿qué pinta Ángel Cristo en un montaje sobre el Cid?
“La obra es un juguete divertido, es un espectáculo histórico-cómico-musical, una mezcla de muchas cosas. Mucha gamberrada”, nos cuenta el director entre risas. Y no miente. Éste es uno de esos montajes en los que se aúnan épica, manteniendo el rigor del poema, drama y humor, mucho humor. Y también música en directo, rap, baile, juegos malabares, guiños al público y mucha crítica irónica y divertida: a la religión, a la educación y los planes educativos, a los presupuestos, a la violencia de género… Por ejemplo, dice el juglar: “pero cómo es posible que las fronteras corran tanto si las tierras no se mueven de su sitio”.
Aprovechando el centenario del “Cantar de Mío Cid”, este divertido montaje reflexiona, a través de dos juglares, uno viejo y otro joven al que pretende pasar los trastos, sobre nuestra Historia con claras alusiones a nuestro tiempo y un alegato final: “Que las circunstancias no impidan la lucha del cómico por contar historias, que no nos cierren la boca. Los cómicos siempre estamos ahí para sacar la verdad y denunciar las cosas que creemos que no están bien hechas”, concluye Cifuentes.
Cide Hamete Benengeli: “Seguiré caminando, seguiré buscando aunque no pueda más”. 

 

PEDRO MANUEL VÍLLORA
Como un Óscar Wilde español, políticamente incorrecto y hombre de teatro total. Así ha definido alguna vez Juan Carlos Pérez de la Fuente a Pedro M. Víllora. Dramaturgo, poeta, profesor, director de escena, incluso actor ocasional, guionista, editor, crítico literario y teatral y ahora también vicedirector de la Real Escuela de Arte Dramático de Madrid, este rodense es uno de los autores más activos del panorama español. 
Entre otras, ha escrito “La misma historia”, estrenada por el Centro Dramático Nacional en 2002, “Las cosas persas”, premio Rojas Zorrilla en 1997, o “Bésame, macho”, Premio Nacional de Teatro Calderón de la Barca en el 2000.

Desde el 8 de octubre.

Teatro Alfil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s