Don Juan, el Burlador de Sevilla

 

donjuan-copia“No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague”. Pero siempre quedará tiempo para arrepentirse y ser perdonado por los dioses y los hombres… ¿O no? 
Desde que en 1630 Tirso de Molina escribiera su versión teatral de la leyenda sevillana, Don Juan aún no ha podido descansar. Molière, Mozart, Azorín, Marañón, Byron, Zorrilla y un largo etcétera han conseguido que este personaje fascinante y contradictorio reviva cada noche en los escenarios. Éste también es el objetivo de Emilio Hernández, director y autor de la nueva versión del Burlador de Sevilla.
“Mi interpretación ha sido muy fiel al texto pero he añadido algunos fragmentos del libreto que Lorenzo da Ponte escribiera para Mozart. También he añadido algunos textos propios, como el prólogo, para ayudar a situar y a hilar adecuadamente la historia”, explica el director.
Unir el cielo y el infierno en un escenario casi vacío. Ésa ha sido la intención de Hernández. “Un suelo de tierra y madera en el que trabajar, los actores se rebozan en el barro. Cantar, bailar, interpretar… Rebo-zarse en ese mundo de éxito e impunidad, en las mismas cuadras del palacio real”, prosigue.
El joven actor Fran Perea dará vida a Don Juan. Isabel Pintor, Lluvia Rojo, Marina San José y Ana Salazar serán respectivamente la duquesa Isabeladonjuan3, Tisbea, doña Ana de Ulloa y Aminta. Estas cuatro mujeres llevan el peso de la trama; a través de sus historias va tejiéndose la historia del burlador de Sevilla.
Mujeres y justicia
“Somos las cuatro mujeres las que contamos la historia. Se trata de dar una visión de la mujer no como víctima sino como ser consciente de la situación en la que se ve envuelta. Responsable de sus actos y deseosa de llevar hasta el final sus decisiones”, explica Lluvia Rojo.
“Todas las mujeres tienen una marcada exigencia de justicia. Me interesaba realizar una interpretación desde la óptica de las mujeres burladas; ubicar la trama en el mundo de las monarquías caducas como sistema y con una gran corrupción de las clases altas. Esta obra refleja el machismo dominante de una clase”, prosigue el director.
Jugando con la muerte
Pero, ¿el mito de Don Juan sigue estando de actualidad? “Entre nosotros sigue habiendo don Juanes o aprendices de don Juan. Hedonistas, seductores, algo sádicos y suicidas… También hay mucha doña Juana”, afirma Rojo.
Esta obra encierra una gran crítica social y política escondida tras el espejo de la ficción. “El propio Tirso era el confesor del rey. Por eso tiene que escribir sobre una corte paralela a la suya, yo hago lo mismo. Esta comedia redonda es el espacio perfecto para hablar tanto del poder político como del privilegio del sexo masculino”, dice Hernández.
“Don Juan intenta vivir el privilegio de no tener problemas de supervivencia. Vive a tope su ocio, como lo hacen la monarquía y las clases altas actuales. Su historia no es otra que la de un jugador de riesgo.  Nadie le llama al orden. Pero a la muerte, la última dama, no consigue burlarla…”, concluye.
TEATRO BELLAS ARTES. 
Marqués de Casa Riera, 2. 
Tel. 91 532 44 37.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s